Aniversario de la fundación del Opus Dei

Era un 2 de octubre. El año 1928. La Providencia de Dios había ido preparando concienzudamente a san Josemaría Escrivá de Balaguer. Andaba inquieto. Sabía que el Señor quería algo de él. Se entregó al sacerdocio para estar mejor dispuesto. Iba recibiendo mociones interiores, pero no acababa de entender. Y rezaba más, y se mortificaba más. Su vida de piedad y su apostolado se intensificaban. Domine, ut videam!, ¡Señor que vea!, era una jaculatoría que repetía mucho por entonces.

Y ese día, el 2 de octubre de 1928, durante unos ejercicios espirituales en Madrid, y mientras repasaba algunas notas de esas inspiraciones que iba teniendo, Dios le hizo ver el Opus Dei. Desde ese día se puso a trabajar sin descanso, buscando vocaciones para sacar adelante aquella aventura divina. Rezando y haciendo rezar.

El espíritu del Opus Dei se cimenta en la filiación divina, en ese trato confiado y habitual con el Señor. Haciendo de cada momento un encuentro con Él. Con optimismo y buen humor, siendo el trabajo cotidiano verdadera oración, camino de santidad en la vida ordinaria. Sin desfallecer en la adversidad, con competencia profesional, luchando siempre, comenzando y recomenzando. “Una vez y siempre”. De esa tensión interior brota la verdadera alegría, la necesidad de hablar de Dios a los demás, amando la libertad de todos y viviendo la caridad.

Hoy el Opus Dei está presente en más de 60 países.

¡Vamos por la copa, Portezuelo!

Las alumnas de muchos colegios se enfrentarán en el Torneo Marista.

¡Vamos por la copa, Portezuelo!

El Torneo Marista es el típico campeonato donde alumnas de muchos colegios de Mendoza se enfrentan por una copa. Este año se llevó a cabo el día viernes 10 de y se concretará la última etapa el día 17. Los torneos se realiza en la Villa Maristas ubicada en el Challao.

Por: Fernanda Mirante, alumna de 7° EGB.

Se realizó desde las 14.30 hasta las 17. Las chicas de 7° jugaron contra San Jorge, resultando ganador Portezuelo por 2 a 1, que luego volvió a ganar contra Rainbow A 4 a 1. Sin embargo la racha se perdió con la categoría B de Rainbow donde nos superaron por 3 a 0. Sin embargo las chicas terminaron rompiendo el arco de Corazón de María donde superar a sus contrincantes por 11 goles.

Las alumnas se enfrentaron con los colegios: Rainbow, Liceo, Marista, Sagrado Corazón, San Jorge de Chacras y San Andrés. Los cursos que participaron fueron 7°, 8°, 9° y Polimodal.

El día viernes 17 de septiembre, se realizará de 9 a 17 la segunda etapa que culminará con la entrega de premios al Colegio ganador.

JMJ 2011: El Papa pide a jóvenes construir su vida en Cristo ante “eclipse de Dios”

VATICANO, 03 Sep. 10 / 09:28 am (ACI)

El Vaticano publicó hoy el mensaje del Papa Benedicto XVI para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011. El Santo Padre alienta a los jóvenes a echar raíces en Cristo para construir una vida auténtica frente a un mundo que excluye a Dios y propone caminos fáciles pero engañosos.

El mensaje se basa en lema de la JMJ Madrid 2011 “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (Epístola de San Pablo a los Colosenses). Tiene como fecha el pasado 6 de agosto, festividad de la Transfiguración del Señor.

En el texto, el Santo Padre recuerda pasajes de su propia juventud y explica que “la estabilidad y la seguridad no son las cuestiones que más ocupan la mente de los jóvenes. Sí, la cuestión del lugar de trabajo, y con ello la de tener el porvenir asegurado, es un problema grande y apremiante, pero al mismo tiempo la juventud sigue siendo la edad en la que se busca una vida más grande”.

“Queríamos encontrar la vida misma en su inmensidad y belleza. Ciertamente, eso dependía también de nuestra situación. Durante la dictadura nacionalsocialista y la guerra, estuvimos, por así decir, ‘encerrados’ por el poder dominante. Por ello, queríamos salir afuera para entrar en la abundancia de las posibilidades del ser hombre. Pero creo que, en cierto sentido, este impulso de ir más allá de lo habitual está en cada generación”, agrega.

El Pontífice sostiene que “no se trata sólo de un sueño vacío que se desvanece cuando uno se hace adulto” porque “el hombre en verdad está creado para lo que es grande, para el infinito. El deseo de la vida más grande es un signo de que Él nos ha creado, de que llevamos su ‘huella’”.

Benedicto XVI explica que “es un contrasentido pretender eliminar a Dios para que el hombre viva. Dios es la fuente de la vida; eliminarlo equivale a separarse de esta fuente e, inevitablemente, privarse de la plenitud y la alegría”.

También sostiene que la cultura actual sobre todo en Occidente, “tiende a excluir a Dios, o a considerar la fe como un hecho privado, sin ninguna relevancia en la vida social”. “Aunque el conjunto de los valores, que son el fundamento de la sociedad, provenga del Evangelio -como el sentido de la dignidad de la persona, de la solidaridad, del trabajo y de la familia-, se constata una especie de ‘eclipse de Dios’, una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza”, denuncia el Papa.

Consideró vital “tener raíces y bases sólidas” especialmente hoy, “cuando muchos no tienen puntos de referencia estables para construir su vida, sintiéndose así profundamente inseguros. El relativismo que se ha difundido, y para el que todo da lo mismo y no existe ninguna verdad, ni un punto de referencia absoluto, no genera verdadera libertad, sino inestabilidad, desconcierto y un conformismo con las modas del momento”, advierte.

El Papa asegura que los jóvenes tienen “el derecho de recibir de las generaciones que os preceden puntos firmes para hacer vuestras opciones y construir vuestra vida, del mismo modo que una planta pequeña necesita un apoyo sólido hasta que crezcan sus raíces, para convertirse en un árbol robusto, capaz de dar fruto”.

Arraigados y edificados en Cristo

Meditando sobre los términos del Apóstol San Pablo, “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”, el Papa explicó que se distinguen “tres imágenes: ‘arraigado’ evoca el árbol y las raíces que lo alimentan; ‘edificado’ se refiere a la construcción; ‘firme’ alude al crecimiento de la fuerza física o moral”.

El Santo Padre señala que “la familia y la cultura de nuestro país son un componente muy importante de nuestra identidad” pero la Biblia muestra otro más a través del profeta Jeremías. “Echar raíces, para el profeta, significa volver a poner su confianza en Dios. De Él viene nuestra vida, Jesús mismo se presenta como nuestra vida Por ello, la fe cristiana no es sólo creer en la verdad, sino sobre todo una relación personal con Jesucristo. El encuentro con el Hijo de Dios proporciona un dinamismo nuevo a toda la existencia”.

Asimismo, recuerda que “existe un momento en la juventud en que cada uno se pregunta: ¿qué sentido tiene mi vida, qué finalidad, qué rumbo debo darle? Es una fase fundamental que puede turbar el ánimo, a veces durante mucho tiempo”.

“En este contexto, vuelvo a pensar en mi juventud. En cierto modo, muy pronto tomé conciencia de que el Señor me quería sacerdote. Pero más adelante, después de la guerra, cuando en el seminario y en la universidad me dirigía hacia esa meta, tuve que reconquistar esa certeza. Tuve que preguntarme: ¿es éste de verdad mi camino? ¿Es de verdad la voluntad del Señor para mí? Una decisión así también causa sufrimiento. No puede ser de otro modo. Pero después tuve la certeza: ¡así está bien! Sí, el Señor me quiere, por ello me dará también la fuerza. Escuchándole, estando con Él, llego a ser yo mismo. No cuenta la realización de mis propios deseos, sino su voluntad. Así, la vida se vuelve auténtica”, agrega.

“Mediante la fe, estamos arraigados en Cristo así como una casa está construida sobre los cimientos. En la historia sagrada tenemos numerosos ejemplos de santos que han edificado su vida sobre la Palabra de Dios. Estar arraigados en Cristo significa responder concretamente a la llamada de Dios, fiándose de Él y poniendo en práctica su Palabra”, señala.

El Papa pide a los jóvenes construir su casa sobre roca e intentar acoger cada día la Palabra de Cristo. “Con Él a vuestro lado seréis capaces de afrontar con valentía y esperanza las dificultades, los problemas, también las desilusiones y los fracasos. Continuamente se os presentarán propuestas más fáciles, pero vosotros mismos os daréis cuenta de que se revelan como engañosas, no dan serenidad ni alegría. Sólo la Palabra de Dios nos muestra la auténtica senda, sólo la fe que nos ha sido transmitida es la luz que ilumina el camino. No creáis a los que os digan que no necesitáis a los demás para construir vuestra vida. Apoyaos, en cambio, en la fe de vuestros seres queridos, en la fe de la Iglesia, y agradeced al Señor el haberla recibido y haberla hecho vuestra”.

El Papa advierte que hay una “fuerte corriente de pensamiento laicista que quiere apartar a Dios de la vida de las personas y la sociedad, planteando e intentando crear un ‘paraíso’ sin Él. Pero la experiencia enseña que el mundo sin Dios se convierte en un ‘infierno’, donde prevalece el egoísmo, las divisiones en las familias, el odio entre las personas y los pueblos, la falta de amor, alegría y esperanza”.

“En cambio, cuando las personas y los pueblos acogen la presencia de Dios, le adoran en verdad y escuchan su voz, se construye concretamente la civilización del amor, donde cada uno es respetado en su dignidad y crece la comunión, con los frutos que esto conlleva. Hay cristianos que se dejan seducir por el modo de pensar laicista, o son atraídos por corrientes religiosas que les alejan de la fe en Jesucristo. Otros, sin dejarse seducir por ellas, sencillamente han dejado que se enfriara su fe, con las inevitables consecuencias negativas en el plano moral”.

“Queridos amigos, la cruz a menudo nos da miedo, porque parece ser la negación de la vida. En realidad, es lo contrario. Es el ‘sí’ de Dios al hombre, la expresión máxima de su amor y la fuente de donde mana la vida eterna. Por eso, quiero invitaros a acoger la cruz de Jesús, signo del amor de Dios, como fuente de vida nueva”.

El Papa admite que “a muchos se les hace hoy difícil el acceso a Jesús. Muchas de las imágenes que circulan de Jesús, y que se hacen pasar por científicas, le quitan su grandeza y la singularidad de su persona. Por ello, a lo largo de mis años de estudio y meditación, fui madurando la idea de transmitir en un libro algo de mi encuentro personal con Jesús, para ayudar de alguna forma a ver, escuchar y tocar al Señor, en quien Dios nos ha salido al encuentro para darse a conocer”.

“Queridos jóvenes, aprended a ‘ver’, a ‘encontrar’ a Jesús en la Eucaristía, donde está presente y cercano hasta entregarse como alimento para nuestro camino; en el Sacramento de la Penitencia, donde el Señor manifiesta su misericordia ofreciéndonos siempre su perdón. Reconoced y servid a Jesús también en los pobres y enfermos, en los hermanos que están en dificultad y necesitan ayuda. Entablad y cultivad un diálogo personal con Jesucristo, en la fe. Conocedle mediante la lectura de los Evangelios y del Catecismo de la Iglesia Católica; hablad con Él en la oración, confiad en Él. Nunca os traicionará. Así podréis adquirir una fe madura, sólida, que no se funda únicamente en un sentimiento religioso o en un vago recuerdo del catecismo de vuestra infancia. Podréis conocer a Dios y vivir auténticamente de Él, como el apóstol Tomás, cuando profesó abiertamente su fe en Jesús: “¡Señor mío y Dios mío!”.

El Santo Padre explica que “cristo no es un bien sólo para nosotros mismos, sino que es el bien más precioso que tenemos que compartir con los demás. En la era de la globalización, sed testigos de la esperanza cristiana en el mundo entero: son muchos los que desean recibir esta esperanza”.

“También vosotros, si creéis, si sabéis vivir y dar cada día testimonio de vuestra fe, seréis un instrumento que ayudará a otros jóvenes como vosotros a encontrar el sentido y la alegría de la vida, que nace del encuentro con Cristo”, agrega.

Nos vemos en Madrid

El Papa recordó la JMJ de Sydney en el año 2008 y señaló que “aquel encuentro, como los precedentes, ha dado frutos abundantes en la vida de muchos jóvenes y de toda la Iglesia. Ahora, en un momento en que Europa tiene que volver a encontrar sus raíces cristianas, hemos fijado nuestro encuentro en Madrid”.

“Queridos amigos, os reitero la invitación a asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. Con profunda alegría, os espero a cada uno personalmente. Cristo quiere afianzaros en la fe por medio de la Iglesia. La elección de creer en Cristo y de seguirle no es fácil. Se ve obstaculizada por nuestras infidelidades personales y por muchas voces que nos sugieren vías más fáciles. No os desaniméis, buscad más bien el apoyo de la comunidad cristiana, el apoyo de la Iglesia”, alienta el Papa.

También anima a los jóvenes a prepararse “intensamente para la cita de Madrid con vuestros obispos, sacerdotes y responsables de la pastoral juvenil en las diócesis, en las comunidades parroquiales, en las asociaciones y los movimientos. La calidad de nuestro encuentro dependerá, sobre todo, de la preparación espiritual, de la oración, de la escucha en común de la Palabra de Dios y del apoyo recíproco”.

“Queridos jóvenes, la Iglesia cuenta con vosotros. Necesita vuestra fe viva, vuestra caridad creativa y el dinamismo de vuestra esperanza. Vuestra presencia renueva la Iglesia, la rejuvenece y le da un nuevo impulso. Por ello, las Jornadas Mundiales de la Juventud son una gracia no sólo para vosotros, sino para todo el Pueblo de Dios. La Iglesia en España se está preparando intensamente para acogeros y vivir la experiencia gozosa de la fe”, concluye.

¡FERIA DE CIENCIAS 5º EGB! El agua que usamos










La historia de la humanidad, es la historia del agua: está atravesada por la preocupación del hombre por poseerla. El ser humano, para tener calidad de vida, necesita imperiosamente de este recurso. Es necesario utilizarla racionalmente; siendo responsables y sensibles al cambio de actividad. Sólo así las generaciones venideras podrán utilizar este recurso de vital importancia.